domingo, 15 de octubre de 2017

Chicas como nosotras



Tania, Roberta, Marcia, Belinda y Alexia. A pesar de estar siempre tan frenéticamente ocupadas todas habían llegado puntuales a la convocatoria quincenal del club “Chicas Como Nosotras”. Eso daba una idea clara de lo importantes que habían llegado a ser para ellas aquellas reuniones. 

Todo había comenzado como un estúpido grupo de Facebook bautizado con un nombre no menos estúpido que en realidad no significaba nada. Pero con el tiempo las eventuales integrantes descubrieron que tenían parecidos sentimientos y un objetivo común, así que la relación se fue afianzando y al alcanzar un mayor grado de compromiso decidieron citarse en persona. Compartían experiencias, se sentían comprendidas y planeaban cuidadosamente estrategias a seguir, si procedía. Constituía su particular terapia de los jueves alternos.

A pesar de la camaradería era inevitable que “repasarse” despiadadamente unas a otras formara parte del aliciente de aquellos cafés a media tarde. Al fin y al cabo todas eran altas, delgadas, sofisticadas, vestían a la última, visitaban regularmente el gimnasio y lucían melenas impecables. Era una pequeña competición en el éxito que les había llevado, justamente, al fracaso con Alberto. Verse reflejadas las unas en las otras, con sus muchos puntos en común y sus pocas diferencias, les hacía comprender que eran mujeres espectaculares y que no merecían la suerte que habían corrido.

Exitosas profesionalmente, cultas, bien establecidas… y al borde de la peligrosa madurez, por más que se esforzaran en luchar contra la edad con todos los recursos a su alcance. Así podría definírselas. Después de pagar el precio lo tenían todo, todo menos amor y la familia propia que anhelaban.

Efectivamente, cada una de ellas había sido pareja de Alberto en el pasado reciente y cada una, sin excepción, había sido apartada de su vida algunas semanas después, justo cuando empezaban a ilusionarse y a creer que la relación prosperaba. Cierto es que él no les había prometido amor eterno en ningún momento, pero también que con su comportamiento detallista y romántico en extremo les había hecho creer que eran algo más que un mero entretenimiento. Visto en perspectiva no parecía que hubiese sido una buena idea tratarlas como a princesas de cuento para pedirles después que se comportaran como mujeres independientes y autosuficientes del siglo XXI.

Llegar a conocerse a través de las redes sociales fue, más o menos, una casualidad. Alberto tenía la mala costumbre de quedar con todas sus ex novias como amigo, o de intentarlo al menos, así que no las eliminaba de sus contactos ni las excluía de sus “novedades”; así es como se mantuvieron al tanto de las nuevas conquistas del Don Juan con facilidad. Para él sus nombres solo significaban “relaciones consentidas entre adultos” que habían tocado a su fin; una manera muy exacta de describirlas siempre y cuando ellas no hubieran puesto el corazón en esas relaciones, claro. Esa, la virtual,  fue la puerta que inconscientemente y por error Alberto les dejó abierta a las Chicas del Club. Y ellas supieron aprovecharla después de entender, una vez superados los celos y los deseos de asesinarse entre ellas, que habían sido víctimas del patrón preestablecido y riguroso de un ligón sin sentimientos y que la cosa no debía acabar ahí.

Una mujer despechada y furiosa es un peligro, pero una que dice aceptar de buen grado una ruptura que no desea, lo es mucho más. Tal era el caso de estas féminas, compañeras exitosas e inteligentes que no montaban “escenas” cuando las abandonaban, pero que tampoco estaban dispuestas a dejar sin escarmiento a quien había truncado sus aspiraciones de estabilidad amorosa sin el más mínimo remordimiento.

Se sentaron en la mesa del fondo, siempre la misma, pidieron sus complicados cafés en tazas imposibles y conectaron sus portátiles de última generación a la red wifi del local. Tenían que acceder a los perfiles de Alberto en las redes sociales para poder examinar cuidadosamente la información disponible. Y allí estaba lo que buscaban: el galán posaba junto a una tal Gina, una chica de aspecto fresco y natural, sin maquillaje, vestida de cualquier manera e insultantemente joven. Lo peor es que él le dedicaba una mirada que ellas jamás le habían visto en los ojos.

Escocía, era terrible para sus egos, pero también era la ocasión que estaban esperando para vengarse: por una vez él parecía verdaderamente enamorado…

Julia C.