lunes, 17 de noviembre de 2014

La creación







Se asomó curioso a la siniestra rendija que dibujaban las hileras de pestañas negras en sus párpados. Quería ver si quedaba algo de la mujer que le enamoró por su bondad y altruista corazón, pero allí solo había un abismo verde jade que amenazaba con fagocitarle.



Se dio la vuelta confiado, se quitó la bata blanca para colgarla de la percha y sonrió satisfecho.



Su creación estaba lista para salir al mundo y destruirlo…